miércoles, 5 de noviembre de 2008

EPÍLOGO

GR 22 GRANDE ROTA DAS ÀLDEIAS HISTÓRICAS

Juan: “Permíteme, amigo Diego, que utilice tus acertadas palabras para cerrar este blog”

Muchas serán las cosas que se dirán de esta aventura; durante los almuerzos y comidas que los OR celebrarán en los próximos meses se hablará de esta gesta. Se hablará de la dureza de las rutas, de las interminables subidas, de las rampas del 14 %, de las nubes de polvo que tragamos y de los litros de sudor que perdimos; de los paisajes espectaculares, de los pueblos encantadores que visitamos, de los castillos y murallas que vimos; hablaremos de las grandes comilonas que nos metimos, de los litros de cerveza que bebimos y de los copazos de aguardiente que nos calentaron las entrañas; rememoraremos los momentos de grandes carcajadas y bromas ininterrumpidas que nos provocaban agujetas en la cara de tanto reír. También nos acordaremos de los momentos duros en los que no sabíamos por donde seguir, de los despistes que nos obligaban a volver sobre nuestros pasos, de las caras de desesperación al no tener un sitio donde dormir ni nada que cenar. Y veremos las fotos una y otra vez hasta aburrir.

Pero hay algo que quedará para nosotros cinco: los ocho días de convivencia, de complicidad, de apoyo, de compañerismo, de respeto, de tolerancia, de amistad.

Gracias, AMIGOS, por estos días con vosotros.”

Y todos añadimos:

OBRIGADO.




Nuestras "otras" fotos

1 comentario:

Miguel Angel dijo...

Vaya gran aventura, en buena compañía me supongo que las adversidades se pasan de otra manera, felicidades por esa convivencia que mantuvisteis, que según se puede apreciar en vuestras crónicas fué de las más sanas y de verdad, cosa que no es fácil conseguir en ocho días de convivencia o "supervivencia".

Supongo que habrá que esperar casi un año a leer otra gran aventura, ¿que tocara?, los Pirineos, los Andes, ¿Cuba?, quien sabe.